miércoles, 6 de abril de 2011

O soave fanciulla…



Ópera: La Bohème  estrenada en 1896  en el Teatro Regio de Turín.
 
Autor:
Giacomo Puccini sobre un libreto de Luigi Illica y Giuseppe Giacosa basado en la novela Escenas de la vida bohemia, de Henry Murger.

Gota: Escuchando este final del primer acto de La Bohème lloré por primera vez en la ópera. El casual encuentro y  fulminante enamoramiento de Mimí y Rodolfo, los protagonistas, culmina con este momento mágico, tierno y paradójicamente muy ingenuo, en el que él le declara su amor: o soave  fanciulla…eres el sueño que yo siempre quise soñar. No entiendo a esos aficionados, tan entendidos, que reniegan de Puccini, castigándose a ellos mismos sin disfrutar de esta música directa y sencilla, pero de una emotividad difícilmente igualable.  En este caso se trata de una producción de la Scala de Milán del año 2003, que cuenta dos extraordinarias voces, el argentino Marcelo Álvarez y la chilena Cristina Gallardo-Domâs, rutilantes estrellas de la lírica de  principios del siglo XXI y ejemplos del poderío de las voces latinoamericanas en los últimos años (como Flórez, como Villazón…).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada